Cebollas fermentadas caseras para equilibrar el ácido estomacal, quemar grasas y detener la niebla cerebral.

Durante siglos, diferentes culturas de todo el mundo practican la fermentación. Este proceso se utilizó para crear algunos alimentos secretos y platos nacionales. Lacto – fermentación es en realidad el proceso a través del cual se hacen los alimentos fermentados más familiares.

¿Qué es la lacto – fermentación?

“Lacto” se refiere a Lactobacillus. Las cepas de estas bacterias están presentes en la superficie de las plantas. También son comunes en la boca humana, la vagina y el tracto gastrointestinal. El nombre de la bacteria es Lactobacillus, porque inicialmente se descubrió en fermentos de leche. De hecho, estas bacterias en su mayoría utilizan lactosa, así como otros azúcares, convirtiéndolos en ácido láctico, conocido por su capacidad para prevenir el crecimiento de bacterias dañinas.

Echa un vistazo a los otros beneficios para la salud de la lacto – fermentación

1. Mejorar la digestión y absorción de nutrientes

Los alimentos fermentados son extremadamente beneficiosos para nuestra salud. Uno de los principales beneficios es que nuestro cuerpo absorbe más fácilmente los nutrientes para la curación. De esta manera, podemos mejorar nuestra digestión y ayudar al tracto digestivo. Nuestro intestino necesita bacterias sanas y cuando la suministramos con estas bacterias, el proceso digestivo puede destruir más eficazmente las bacterias dañinas. Además, estas bacterias ayudan a nuestro cuerpo a absorber los nutrientes de los alimentos que consumimos.

2. Impulsa tu sistema inmunológico

Nuestro intestino puede ayudar a protegernos de varias enfermedades. Por lo tanto, esto significa que la adición de las bacterias saludables (que se encuentran en alimentos lacto – fermentados) a nuestra dieta puede fortalecer significativamente nuestro sistema inmunológico. Puede controlar las células inmunes y prevenir algunas reacciones autoinmunes, incluyendo la inflamación.

3. Mejorar las funciones cerebrales

Nuestro cerebro está conectado con nuestro sistema inmunológico y digestivo. Sólo piensa en la última vez que tuviste resfriado o gripe y lo difuso que tu cabeza se sintió y entenderás esta conexión. De hecho, el nervio vago es responsable de todo esto. Este nervio es uno de los 12 nervios craneales responsables de la transferencia de información desde nuestro sistema nervioso intestinal al sistema nervioso central en el cerebro. Por lo tanto, la limitación de las bacterias no saludables y el mantenimiento de las bacterias sanas pueden mantener el buen funcionamiento entre estos 2 sistemas.

4. Contiene potentes antioxidantes

Los alimentos lacto – fermentados son una gran fuente de potentes antioxidantes que tienen la capacidad de destruir los radicales libres que pueden contribuir al cáncer. Estos antioxidantes pueden prevenir la inflamación y aumentar el sistema inmunológico. En otras palabras, esto te ayudará a tratar la artritis, el eczema y otras condiciones inflamatorias o relacionadas con la respuesta autoinmune.

5. Perder peso al comer más chucrut

Los alimentos lacto – fermentados son extremadamente beneficiosos para la regulación de algunas funciones hormonales. De esta manera, tu serás capaz de controlar tus antojos de alimentos, así como suprimir tu apetito. Según muchos estudios, las personas con un alto consumo de probióticos saludables tienen un riesgo reducido de obesidad.

Cebollas lacto – fermentadas caseras

Cuando se preparan cebollas lacto-fermentadas, se recomienda utilizar sal natural, como sal rosada del himalaya, sal marina celta o sal kosher, ya que tienen un rico contenido de minerales a diferencia de la sal de mesa utilizada en los alimentos fermentados comerciales.

Las cebollas fermentadas se pueden agregar a tus sándwiches, ensaladas, tacos o nachos, comidos por sí mismas o como condimentos con tus comidas.

Ingredientes

  • 1 kg de pequeñas cebollas o chalotes (pelados)
  • Un puñado de dientes de ajo (pelados)
  • 50 g de sal natural (tu elección)
  • 1 l de agua pura (agua destilada es la mejor)
  • Algunos frascos de vidrio de boca ancha con tapas herméticas
  • Especias (cilantro, pimienta negra, chiles secos) (opcional)

Preparación

  1. Puedes utilizar las cebollas enteras o rebanadas.
  2. Para preparar la salmuera, debes disolver 50 g de sal en 1 litro de agua. Colocas las cebollas en los frascos y asegúrate de que los frascos estén más de la mitad llenos. Viertes la salmuera sobre ellas y dejas 1 – 2 pulgadas de espacio. Debes cubrir los frascos con sus tapas herméticas. Mantenlos a temperatura ambiente, hasta que obtenga el sabor y la textura deseada. Se recomienda abrir la tapa todos los días durante las primeras 2 semanas, para liberar el gas de fermentación acumulado. Después de las primeras 2 semanas, debes abrirlo cada dos días.
  3. El proceso de fermentación puede durar hasta 1 – 2 meses.
  4. Si notas que tu frasco huele putrefacto al abrirlo, desechas la mezcla y comienzas el proceso entero otra vez.

La lacto – fermentación es un proceso fácil, saludable y seguro. Además, es muy económico. ¡Esto mantendrá tus alimentos seguros durante meses porque la salmuera utilizada en los alimentos lacto – fermentados en realidad crea un ambiente ácido, anaeróbico en el que los “chicos malos” son incapaces de crecer en este entorno!



Tendencias de Día:

loading...

Contenido Relacionado:

Dinos lo que piensas...

Bloqueador de anuncios detectado (Adblock)

Nuestro sitio web se hace posible mediante la visualización de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios (Adblock).

Refresh

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies